¿Qué buscamos?

   

 Expectativas que tenemos

    Imaginamos un modo de vivir donde nuestra vida cotidiana se enriquezca desde diversos planos:

  • La vida social como un “compartir” y la extensión de lazos de solidaridad y apoyo mutuo
  • El ocio creativo como actividad desalienante, placentera y liberadora
  • El cultivo de una vida interior que nos haga crecer espiritualmente
  • El retorno a nuestra casa, la naturaleza
  • La posibilidad de producir nuestro propio alimento (o una parte de lo que necesitamos)

•  •  •

Principios y pautas para la convivencia

  • Libertad individual con compromiso colectivo

Un emprendimiento de este tipo requerirá un nivel de participación y de trabajo codo a codo al que debemos estar dispuestes. Deberemos encontrar un equilibrio en la convivencia donde cada cual pueda conservar su intimidad pero a la vez haciéndose cargo de su cuota de responsabilidad en esta construcción colectiva. 

  • Democracia directa

Muchas de las decisiones vinculadas al proyecto requerirán de una participación en un espacio donde cada voz sea escuchada, y en el cual nos encontremos para comunicarnos y manejar el rumbo entre todes.

  • Apoyo mutuo

La base del proyecto es la solidaridad y la colaboración desinteresada hacia la otra o el otro. No solo estaremos construyendo un espacio valioso y vínculos sanos y sinceros, sino además encontrándonos con esa parte de nosotres que suele estar ausente en la gran ciudad.

  • Economía colaborativa

Muy vinculado al punto anterior. Si nos organizamos y lo hacemos de forma responsable y considerada, el poder compartir determinados bienes y servicios nos facilitará la cotidianidad en términos económicos y ayudará a fortalecer los lazos.

  • No Violencia

Quienes provienen de experiencias de construcción colectiva suelen decir que es necesario trabajar el modo en que se da el dialogo y se intercambian las opiniones, sobre todo en ámbitos comunitarios. Aprender a “decir” sin generar un daño o un resquemor en la otra o el otro, será esencial para sostener el proyecto en el tiempo. 

  • Respeto y consideración por toda vida sintiente 

Imaginamos un espacio de convivencia multiespecie, donde el cuidado de los individuos sea esencial, más allá de la especie a la que pertenezcan.

•  •  •

Algunos desafíos a charlar:

  • ¿Producir de modo colectivo y organizado al menos una buena parte del alimento?
  • ¿Alcanzar la autosuficiencia energética?
  • ¿Trabajar la difusión y la comunicación del proyecto por medio de redes e internet?

•  •  •

Proyecto dentro del proyecto: La No Escuela

Gestar un ámbito de aprendizaje para niñes, no necesariamente formal, donde a través del juego y la experiencia libre les niñes puedan ser guiades y contenides por un adulte que propicie el auto-conocimiento y el desarrollo de las individualidades.

Creemos que un ámbito de experimentación como este debe estar al servicio de las personas, a diferencia de lo que ocurre en la educación formal en la cual se manipula las subjetividades en función de necesidades externas.

Soñamos con poder construir un entorno de aprendizaje auto-dirigido o centrado en la persona, que fomente el espíritu crítico y cuestione todos los modos de violencia naturalizada como el especismo, machismo, racismo y nacionalismo. 

Fundamentalmente que se trabaje a partir de las motivaciones, los deseos y la curiosidad de les niñes, y se valore su particularidades individuales.

Es fundamental que las familias que se sumen al proyecto tengan claro que la participación y el compromiso de cada mapadre será fundamental para poder llevarlo a cabo.